¿La psilocibina es peligrosa?

La psilocibina es un compuesto psicoactivo que se encuentra en los hongos alucinógenos. 

Aunque se ha demostrado que la psilocibina tiene efectos terapéuticos prometedores para superar la resistencia, debes saber que no es una pastilla milagrosa.

Está ocurriendo con el florecimiento psiquedélico y su explosión mediática, que algunas personas simplifican su alcance. Algo así como si te chutaras criptonita en vena. 

Si bien, los beneficios de la psilocibina son increíbles, especialmente en el tratamiento de la depresión, la ansiedad, las adicciones y en el procesamiento de los traumas, puede ser un abordaje peligroso para algunas personas.

Su aportación no es relevante en aquellas personas con antecedentes de psicosis, esquizofrenia, estados maníacos, porque estos estados si sitúan ya de por sí en un extremo caótico. Aquí lo que se necesita es contención, más que una disolución de la psique. 

Sin embargo, las personas con una tendencia a estar en estados situados en el extremo del orden (depresión, adicción, obsesión, estrés postraumático) sí que encuentran beneficio. 

Dicho de otra manera, la mayoría de las personas suelen aferrarse a fuertes convenciones y estructuras mentales por miedo a perder su adherencia a la realidad, y paradójicamente esto se convierte en un ancla para superar la resistencia. 

Aquí lo que necesitan estas personas es salir de sus carriles mentales preestablecidos para poder encontrar otros ángulos a sus problemas. En estos casos, sí que es realmente eficaz el abordaje de integración psiquedélica.

Psilocibina asistida con Constelaciones Familiares.

Una de las maneras más seguras y eficaces de preparar e integrar la experiencia psiquedélica es con la ayuda de las constelaciones familiares, otro abordaje no lineal, que explora las dinámicas familiares y que orienta desde una perspectiva fenomenológica hacia una solución.

Es decir, la terapia psiquedélica puede ayudar a las personas a experimentar una nueva visión y a confrontar sus problemas de una manera insospechada. Sin embargo, si no hay un asidero cuando las cosas se ponen feas y una comprensión que ayude a procesar el material no lógico que surge de las cavernas del inconsciente, la información valiosa queda sin gestionar, y la experiencia se reduce a un objeto peligroso o de consumo.

Por lo tanto, el abordaje psiquedélico debe ser realizado por terapeutas con una mirada amplia que proporcionen un espacio seguro, donde haya una absoluta aceptación de la cosmología del cliente y exista una consideración a las fuerzas que se desatan en contra y a favor de uno.

Las constelaciones familiares, al tomar en consideración los campos de influencia y las fuerzas que te impulsan, se convierte en un abordaje excelente para asistir al potencial de la psiquedelia.